Entre suspiros…

Los mexicanos tenemos una forma de comer peculiar. Una manera de comer que incluye servir los platos fuertes con arroz y frijoles como guarnición. Al menos así se acostumbra en el centro del país. Fuera de eso, las comidas pueden ser de tres tiempos o consistentes en varias cosas diferentes en un solo plato. Claro, esto de acuerdo con las costumbres, pues con todos los cambios que cada uno experimenta en su estilo de vida, las cosas se van alterando.

Lo cierto es que siempre ha sido así, y cuanto algo es más antiguo, mejor me sabe. Recuerdo las comidas con mis familiares del lado paterno en una casona de barrio antiguo, allá en Aguascalinetes, o las comidas que se hacían a conciencia en la casa de los abuelos maternos o la finca que hay en un pueblo cercano. Esos utensilios que de pronto se ponen en boga al grado se sobrevalorarse han sido en varias etapas de mi vida parte de lo de diario, lo que se utiliza, y así lo sigo viendo.

Siempre fue un disfrute comer en casa de mi abuela paterna, quien cocinaba recetas tradicionales con mucho esmero, sirviéndolas en una viejísima vajilla de porcelana, o las comidas con las que nos recibía mi abuela materna cuando veníamos a visitarla. Sabía muy bien sobre todo cuando se hacían cuatro o cinco horas de camino desde Aguascalientes hasta Guadalajara y llegábamos hambrientos y con ganas de asentarnos.

Y no se diga cuando íbamos a Acatlán de Juárez, a una casa amueblada con los muebles más viejos o con cosas conseguidas en las mueblerías del pueblo, lo que sería el paraíso para cualquier hípster o cualquier otra persona que se deje llevar fácilmente por las modas pasajeras. Lo digo por las fibras vegetales, por los utensilios de peltre y de madera, por los viejos platos de plástico de colores, por la repisa llena de viejas artesanías, por el muro de ladrillo pintado de blanco… Allá el café y el azúcar se compactan debido a la humedad, y tienes qué hacer un esfuerzo mayor de lo habitual para prepararte un café con agua calentada en una vieja estufa de hierro recubierta con lámina. Esa casa no se puso de moda, mejor dicho, la moda le está pasando en este momento.

Ese ambiente mexicano más elemental, fuera de todas las modas dictadas por la cultura occidental, realmente hace más agradables los momentos dedicados a los alimentos porque el ambiente es más cálido, porque estamos inmersos en algo que es parte de nosotros. Por eso la cocina que aparece en la foto me agradó tanto. Y por cierto, antes era muy común que cocina y comedor estuvieran en la misma habitación. Aunque ahora se usan los antecomedores, que podría ser más o menos lo mismo.

El caso es que entre más tradición o conservadurismo haya, mejor me saben los alimentos, y me resulta más fácil atesorar momentos.

La foto capta una parte de la cocina tradicional que se encuentra en exhibición en el Museo de las Artes Populares de Jalisco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Such is life

Pedazos de vida desde mi perspectiva

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos

Millenial Financiera

Finanzas personales para jóvenes profesionistas

LaNocheEnQueTúMueras

Escritora y lorquiana

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

f1metrics

Mathematical and statistical insights into Formula 1

toro bravo photography

Street Photography is my passion

PSICOLOGÍA DEL ÉXITO

Persigue el éxito integral con Mario Luna

La Chica Azul

Hoy es uno de esos días en donde todo parece más bonito. Buen feeling, muchas sonrisas y sintonía total con lo mejor de este mundo. MaGia del UniVerSo del CoRazóN!!! :-)

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

The Parc Fermé

The Parc Fermé- The Journal of Motorsport Opinion

Así, como un 8 tumbado

Abriendo el alma

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Ceiba terapias

Salud, vida sana, desarrollo personal, alimentación, ecología, reiki, acupuntura,...

Margarita Luque

Informática, enamorada de la tecnologia

Fashion and Macarons

Fashion Blog, Beauty, Lifestyle and more

Las bailarinas mágicas

El blog de "Las bailarinas de Eloísa". Moda, calzado femenino y bailarinas con estilo

ladetreinta

Algunas verdades, mitos y tragicomedias de la década de los treinta

A %d blogueros les gusta esto: