¡Desde cuándo!

Download / By Claudiu Sergiu Danaila

Claudiu Sergiu Danaila (Fancycrave)

Sin café no funciono. Pero en esta ocasión no lo escribo por ser una característica particular, sino por lo que el café significa para mí.

Olvidémonos de cuerpo, acidez y todo lo demás. Iniciar el día con mi termo lleno de café engloba un gran simbolismo. Servírmelo en la mañana antes de empezar a trabajar, es como el último empujón que necesito para arrancar. El sabor fuerte del café sin azúcar. Y llegar todos los días a mi escritorio y dar un sorbo de café caliente mientras comienzo a revisar todo lo que tengo qué revisar; ver pendientes, novedades para el día, y todo eso.

E inicio el día con agresividad. Digo, en lo estrictamente laboral. Con una actitud de querer arreglar las cosas, y de ver los temas uno por uno. Y luego comenzar a lidiar con los problemas y los roces de cada día, que finalmente es de lo que se trata el trabajo. Hacerlo bien, que me pagan por ser ágil y por aportar una solución de vez en cuando.

No deseo usar términos laborales ni revolver español con inglés como suele suceder en los puestos de trabajo de oficina de hoy en día, sino de cómo afronto mis labores. Ese soy yo, con mi bandeja de entrada de correos electrónicos y mi listita de tareas. ¡Vámonos! Miro mis aplicaciones como si fueran un cockpit, producto de mi afición a la Fórmula 1 y a la avación comercial. Gracias. Y una libreta, porque algunas veces las cosas se sienten más cuando las escribes a mano.

Ojo: No soy trabajólico. A la hora de salida me voy, y trato de olvidarme de todo. Pero sí me gusta ser proactivo, y hasta creativo. Siempre ando investigando, preguntando, tratando de ver un poco más allá de lo que se tiene qué hacer diariamente.

Y es que detesto la idea de ser etiquetado como un “godínez”. De hecho, un “godínez” no es un trabajador de oficina per se. Un “godínez” es un trabajador de oficina que tiene cierta mentalidad que sinceramente quiero evitar. Me caga hablar de apretones de cinturón al final de cada quincena, con el consiguiente “a ver si ya depositaron”, el lidiar con las deudas, y el enfrascarse en situaciones ordinarias que representan desahogos momentáneos, como chelear a lo loco los viernes. ¡Ah, esa es otra! Eso de esperar con ansias a que lleguen los viernes no me agrada. De hecho, yo espero con ansias el fin de semana. Es cierto que el viernes se puede ir a trabajar con pantalón de mezclilla, pero a final de cuentas se trabaja. Así que es lo mismo. También me molesta revolver español con inglés. Aún cuando a menudo me expreso con términos vulgares (entiéndase modismos regionales y del gremio), prefiero hablar con propiedad, y evitar revolver mi léxico con anglicismos. Y bueno, los chismes, que son lo que se da con mayor facilidad en los ambientes de oficina, como las plantitas silvestres que crecen en donde sea. Y no te salvas. Por muy bien cuidada que tengas tu imagen, y por muy buena reputación que llegues a tener, siempre te van a encontrar algo, y siempre vas a estar en boca de alguien.

Dicen que en todas las oficinas hay oportunidades de crecer y de hacer una gran carrera, pero eso no es del todo cierto. Hay ciertas mañas, ciertos protocolos, y ciertas formas que se tienen qué seguir. Pero bueno, no quiero hablar de eso tampoco. Hay qué adoptar una actitud apantallante. Pero verdaderamente, en donde los resultados hablen por uno. No se puede fanfarronear porque también las cosas suelen caer por su propio peso. Trato de aportar, de todos modos.

Evito a toda costa ser un “godínez”.

Y sí. Mi manera de trabajar es agresiva y algunas veces invasiva, pero saco el trabajo. Soy muy ansioso y quiero obtener resultados rápido. Eso sí, puedo ofrecerme a ayudar a mis compañeros cuando es necesario. Aunque algunas veces no me agrade, y aunque el mar de cubículos es una jungla, lo hago. Y trabajo mejor solo, sin interrupciones. Es parte de mi personalidad. Soy responsable, probo, honrado, pero me gusta más trabajar en solitario. A veces la presión me saca de quicio, pero me las ingenio para salir adelante, aunque las fuertes dosis de estrés me descarguen la batería y me dejen casi “catatónico” durante el resto de la tarde.

Lo único que quiero es sentirme bien conmigo mismo.

Café en la oficina, ya. Ahora vamos a mis labores creativas de las tardes. Soy bloguero. Eso es obvio. Soy aficionado a la fotografía. Eso ya lo saben también. Y pretendo escribir cuentos. Y más allá de eso, a veces simplemente quiero leer, o investigar algo por internet, a conciencia.

Algunas veces camino como león enjaulado para aterrizar una idea. Y luego resulta que me pongo frente a la computadora, comienzo a escribir, y me salen más y más cosas. ¡Vaya forma de trabajar! Pero también a veces se me corta la inspiración, y con muchos trabajos saco apenas unas cuantas líneas.

Dé donde dé, tiene qué haber café. Tengo otro termo en la casa, y siempre procuro tenerlo lleno.

Algunas veces me vienen ideas, pero trato de hacer un borrador en la plataforma de WordPress o la de Medium y no tocarlas más, pues se corre el peligro de pensarlas demasiado hasta desgastarlas, y al final no sale nada. Y tengo qué deshacerme del borrador. Y eso es muy frustrante.

No es que deseé vivir para mi blog, pero sí quiero hacer que él hable por mí. Y por lo tanto, lo quiero mucho y lo cuido mucho. Sea que me desahogue o que trate de meterme alguna idea en la cabeza, me gusta mucho expresarme. A veces tengo mucho qué decir, pero no tengo a quién decírselo. Luego entonces, el blog está aquí.

Y recuerdo también cuando iba a cafetines hace años, con una libreta y una pluma. Era tomar mucho café con refill, y escribir, y escribir, y escribir. Deseos y perturbaciones sin autocensura. Algunas veces, trataba de recordar cosas, practicaba la auto-observación, y escribía. Así logré corregir detalles, y así logré también hacer una secuencia de deseos. Desde lo que al principio no me atrevía ni a pensar, hasta hacer un plan bien estructurado para conseguir algo. Así hice realidad algunos sueños. Tal vez no muy grandes, pero sueños hechos realidad al fin y al cabo.

Y creo que volveré a hacerlo. Es interesante llevar un registro. Además, el blog me da la ventaja de crear etiquetas, para así hacer una secuencia y llevar los escritos con más orden.

Y claro, cafetear en compañía de alguien siempre es la onda.

Bien, esos son mis queveres con el café. Así funciono. Así es como me pongo en ON. Y acompañado con galletas. Siempre galletas.

Bueno, lo del trabajo predominó en esta ocasión, pero tengo aún más cosas qué decir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

cafeanimelair2.wordpress.com/

Porque sólo reseñarlo no era suficiente

boleroenlamadrugada

Aprendí que el amor crece y renace tras las ortigas del campo. Que la vida es un vendaval que se enreda en mi falda. Que el dolor te hace fuerte y la dulzura te roba un beso.

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

Letras & Poesía

Literatura Independiente

marguimargui

Aqui y ahora

El Llamado

Reflexiones de una escritora en construcción.

Relatos de una Inadaptada

Todo el mundo guarda un secreto

escriboloquesientoypienso.wordpress.com/

Desde mi corazón... esta soy yo

FOTOGRAFIA ROCIOPH

"Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo eje"

Mínimo dijo Máximo

Noticias, información, comentarios, opinión, sátira y humor. -México-

Erotiqa

Donde las fantasías se transmiten

AMB VEU DE DONA | Perquè les dones som protagonistes

L'espai per parlar de gènere amb Sara Torremocha i Iris Vieiros

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Der Staatsballett Berlin-Blog

Ich bin das Staatsballett Berlin

Maya Hurtado

A mexican curious: Fotógrafa, Marketer, Blogger de Moda y Life Style.

Endorfinas en mi mente

itora / Dibujante / Youtuber aunque me de pena

ulisesrodriguezfotografia.wordpress.com/

La Fotografía es construcción de la Memoria

Prisma a la vista

Prisma a la vista es una revista incluyente; dedicada a la difusión de temas multidisciplinarios u obras artísticas.

Photobooth Journal

A life in a photobooth.

Adicción por los viajes

El blog de los viajes de Marina Bianco

A %d blogueros les gusta esto: