Momentos de calma

Luis Llerena (Unsplash)

Últimamente me ha dado por andar meditabundo. Tengo mucho en qué pensar y, entre otras cosas, me estuve acordando de mis días de descanso de uno de mis trabajos anteriores. Me hacían ir a trabajar los domingos, y descansaba los jueves. En aquel entonces no protestaba porque el pago por ir a trabajar en domingo era 1.25 veces el salario de un día normal, y oomo sea, era un poquito más de dinero.

El caso es que hubo un tiempo en que el ritual matutino de mis días de descanso, o sea los jueves, cambió muy poco durante más o menos un año y medio. Y esto era salirme de la casa como a las 9:30 de la mañana, e irme a un café. Era un cafecito al que iba siempre, y que desafortunadamente ya no existe.

La cosa era llegar a pedir un desayuno, un café espresso y luego café con refill, y pasármela ahí hasta después del mediodía, cuando me regresaba a la casa para llegar a la hora de la comida.

En aquel entonces no tenía vida social más allá de algunas reuniones con los compañeros de trabajo, y no tenía cámara fotográfica. De hecho, estaba en un proceso de cambio en mi vida. Entonces, lo que me encantaba hacer era escribir. Me acabé libretas enteras escribiendo durante mis visitas a aquel cafetín.

Escribía de todo. Desde listas de deseos, lo que pensaba y sentía en un momento determinado, y cuentitos de esos que no se publican y que generalmente están llenos de resbalones que vienen desde el inconsciente. Pienso que esos cuentitos, esas historias fantasiosas que he decidido no publicar, tal vez porque no tienen una buena técnica narrativa, o porque tienen demasiados paréntesis, son cosas que el Yo Interno está expresando a gritos. Tal vez parezcan tontos, pero en cierta forma tienen sentido.

Y últimamente he pensado en esos cuentitos. Tengo las historias en la cabeza. Ahora tengo una laptop, una cámara fotográfica con muchísimos disparos (por lo tanto, hay qué dosificar su uso en lo que llega una nueva), y muchas historias leídas. Quién quite…

No sé. Cada uno de aquellos momentos era “mi momento”. Era tiempo que dedicaba a mí, y de pronto me vino a la cabeza. Además, escribir a mano tiene un encanto muy especial. Por alguna razón, se fluye más cuando se escribe a mano, y quisiera explotarlo, aunque luego me resulte engorroso transcribir los escritos a la laptop (aunque también pudiera optar por no hacerlo).

Realmente extraño tener momentos como aquellos. Debería tomarme alguna tarde entre semana, después de salir del trabajo, e irme a algún nuevo café. Descubrirlo.

Anuncios

5 pensamientos en “Momentos de calma

  1. Pues si nada te lo impide, hazlo. A mí también me gusta sentarme en las terrazas de los bares, armada con mi libreta y mi bolígrafo, y escribir todo lo que me viene a la mente. Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues sí, Eddie, por qué no? Dejar la tecnología de moviles por un momento, irse a un café al estilo de los viejos tiempos, seguro que más de uno también estará ahí sin tener que consultar el aparatito cada dos minutos. La verdad, yo también añoro esos tiempos. El otro día una amiga me invitó a un restaurante – café que es ya algo antiguo. Allí hacen un refresco de soda casero que es buenísimo, es el equivalente de Root Beer. Pues allí nos estuvimos un buen rato, charlando y sin móviles, tal y como ocurría hace unos 15 años o algo menos, pero no mucho! 😀 Espero que disfrutes de esas mañanas o tardes de café. Por algún motivo, será el café… no sé, pero surgen muchas historias en un café. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Fashion and Macarons

Fashion Blog, Trends, Lifestyle and more

Hiperkinetika

Crónicas sobre una caraqueña que hace ballet, rueda bici a veces. Comunicadora social, estudiante de auxiliar de veterinaria, amante de los animales y la naturaleza. Vegetariana en formación.

Las bailarinas mágicas

El blog de "Las bailarinas de Eloísa". Moda, calzado femenino y bailarinas con estilo

ladetreinta

Algunas verdades, mitos y tragicomedias de la década de los treinta

cafeanimelair2.wordpress.com/

Porque sólo reseñarlo no era suficiente

boleroenlamadrugada

Aprendí que el amor crece y renace tras las ortigas del campo. Que la vida es un vendaval que se enreda en mi falda. Que el dolor te hace fuerte y la dulzura te roba un beso.

Catarsis Neuronal

Confesiones a Marshal

Letras & Poesía

Literatura Independiente

marguimargui

Aqui y ahora

El Llamado

Reflexiones de una escritora en construcción.

Relatos de una Inadaptada

Todo el mundo guarda un secreto

escriboloquesientoypienso.wordpress.com/

Desde mi corazón... esta soy yo

FOTOGRAFIA ROCIOPH

"Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo eje"

Mínimo dijo Máximo

Noticias, información, comentarios, opinión, sátira y humor. -México-

Erotiqa

Donde las fantasías se transmiten

AMB VEU DE DONA | Perquè les dones som protagonistes

L'espai per parlar de gènere amb Sara Torremocha i Iris Vieiros

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Der Staatsballett Berlin-Blog

Ich bin das Staatsballett Berlin

Maya Hurtado

A mexican curious: Fotógrafa, Marketer, Blogger de Moda y Life Style.

A %d blogueros les gusta esto: