Fotografía urbana de Yener Torun

ZZ Top – La Grange

Vladimir Volegov

Cuando fumaba…

Crecí con el chip de que estoy aquí para cubrir las expectativas de los demás. Aún cuando hacía mis propias cosas, me enseñaron que lo que hacían los demás era más importante. Luego mi familia se rompió, y todos los miembros del núcleo me echaron el peso de lo que quedaba. Así hubo una época en la que me desvanecí como en la niebla.

Dejé de correr. No hacía ni dos meses que había ganado una medalla de tercer lugar en una carrera pedestre, y un buen día, de la nada, empecé a fumar.

Duré 21 años fumándome dos cajetillas diarias.

Decidí dejar el cigarro un día que fui al gimnasio y empecé a temblar mientras estaba haciendo ejercicio en una caminadora. Paré casi de inmediato, y al bajar de la banda, pensé que no podría mantenerme de pie. Inmediatamente después, empecé a sentir hormigueos intensos en la cabeza. No me acuerdo si me quedé esperando un momento a que pasara el malestar, o me fui hasta los vestidores como pude.

El caso es que durante el resto del día seguí fumando normal, al igual que al día siguiente durante la jornada laboral. Al salir de trabajar, fui a comprarme un cigarro electrónico. Y así pasé de 2 cajetillas diarias a 10 cigarros diarios en un solo día. Luego 8, luego 5, luego 3, y luego 1. Así lo dejé por completo después de cerca de 7 meses.

Y como recordar que, aún fumando 10 cigarros diarios, empecé a sentir mejoras en mi estado físico desde el segundo día. Hasta que pude incrementar el volumen y la intensidad de los ejercicios en el gimnasio. Recuerdo también que durante el lapso de un año junté una buena cantidad de dinero guardando lo que me hubiera gastado en comprar 2 cajetillas de cigarros todos los días, quitando lo que gastaba en líquidos para vapear, que es mucho menos que lo que se gasta en cigarros. Ya no recuerdo para qué usé esos ahorros.

Y aquí en el blog ponía reseñas de mis progresos entre fumar menos y bajar el porcentaje de nicotina en los líquidos, pero recuerdo también que, mientras estudiaba todo lo que tiene qué ver con el cigarro electrónico y con el “vapeo”, me fui adentrando en un mundillo de aficionados, de coleccionistas de “mods”, de catadores de líquidos, de YouTubers de nicho, y de noticias buenas y malas. Pero fui dejando eso de lado porque lo que yo quería era no fumar, y por lo tanto me quedé quieto con un modelo de cigarro electrónico y una marca de líquidos.

Aún sigo vapeando, pero ya no tanto, y mi estado de salud sí mejoró muchísimo a lo largo de estos cuatro años. También abandoné la meta de dejar de vapear, pero valdría la pena retomarla. Vapear no es un vicio tan insidioso, pero es un vicio al fin y al cabo.

Foto por Daniele Franchi en Unsplash

La industria de los videojuegos

Cuando yo era un niño, los videojuegos parecían ser una opción más para divertirse, con la salvedad de que una consola tenía poderes idiotizantes. Yo nunca tuve una, pero me entretenía de lo lindo en consolas ajenas, y no se diga en los lugares de videojuegos o “las maquinitas”.

Es cierto que los videojuegos atrapan, son absorbentes y adictivos, pero también es cierto que ayudan en el desarrollo psicomotriz y el pensamiento lateral. Es solo un poco de ayuda, pero ayuda al fin.

Lo que nunca me imaginé fue que se convirtiera en una industria tan compleja, tan costosa y tan sofisticada. Primero con las licencias para reproducir juegos basados en entes como la FIFA o la Fórmula 1, con el desarrollo de movimientos basados en el cuerpo humano, con los derechos reservados, los cuales son muy voraces, y con el desarrollo tecnológico. De pronto llegaron al mercado tarjetas de video especiales para videojuegos, insertados en computadoras “gamer“. Y luego se empezó a hablar de los “e-atheletes” asiáticos.

Ahora existe una gigantesca gama de productos que va desde computadoras portátiles y de escritorio hasta sillas, todo lo cual ofrece lo mejor en cuanto a rendimiento, ergonomía y otras cosas. Quién iba a decir que el mayor desarrollo de productos se iba a dar en torno a algo que solo se considera como diversión, y que ni siquiera sectores como el laboral o el de algún otro oficio tenga semejante grado de atención.

Ya lo vimos hace pocas semanas con el caso de Gamestop, el cual sacudió al mundo bursátil, impactando a algunas economías.

Ahora ser gamer no es se solo pertenecer a una tribu urbana, sino todo un estilo de vida con sus cosas ad hoc.

Foto por Daniele Franchi en Unsplash

Concebir ideas de manera lógica

La lógica nos enseña como concebir pensamientos para proceder de una manera ordenada, fácil y libre de errores. Eso lo enseñan desde la prepa.

Pienso que para estar felices, necesitamos serenidad, y estar felices nos lleva a sentir serenidad como en un círculo virtuoso. Las ideas surgen a partir de algo que sabemos, algo de lo que tenemos conocimiento y preparación. Si nos gusta, no tendremos problema en madurar una idea y llevarla a cabo, y culminarla de manera exitosa nos dará satisfacción y serenidad.

Entonces, hablando de vagancias, hablando de viajes, hablando de experiencias gastronómicas, hablando de moda para hombres, y hablando de lo que necesito saber para que mi desempeño en lo laboral mejore, necesito conocimiento. Necesito aprender más cosas. Creo que no sería mala idea para entrar a lugares como Udemy, Xataca, Miriada X, e incluso en Pijama Surf. Lo importante es adquirir nuevos conocimientos y reforzar los que ya tengo. Estoy seguro de que entre más aprenda, más ideas concebiré para moldear el resto de mi vida, generar cosas de valor, y sentirme satisfecho conmigo mismo.

Veamos qué sucede si me pongo a meditar un poco, a aterrizar todo lo que traigo en la cabeza.

Foto por Daniele Franchi en Unsplash

Aprender algo nuevo…

Mucha gente lo hizo a raíz del llamado a quedarse en casa. Mucha gente ha aprendido cosas nuevas, o ha perfeccionado cosas que ya sabía. Yo no, y siento que no sería una mala idea aprender algo o ampliar mis conocimientos en algo.

Lo que yo traigo es la sensación de que debo tener un nuevo inicio, no tanto desde ceros, sino con un nuevo enfoque. Y creo que dedicarme a adquirir conocimientos me ayudaría mucho. Estoy en casa, o mejor dicho, en casa de mi madre, y no tengo a donde ir. Entonces, meterme a alguna plataforma para estudiar sería bueno entretanto.

Ya pensaré en irme algún día a pueblear, a pasar tiempo cerca del campo, a conocer una nueva ciudad o un nuevo país, o a experimentar con algo que nunca haya hecho antes. Están las ilusiones en fotos, en videos, en libros… Bosques, playa, campo abierto, pueblos pequeños, mágicos y no mágicos, la gastronomía de otra ciudad, un nuevo lugar para tomar fotos, acampar, disfrutar una estancia en un hotel hermoso. En fin…

Vamos poco a poco, ya hablaré de cualquier cosa que se me ocurra aprender o perfeccionar.

Además, el inicio de mi época favorita del año está a la vuelta de la esquina. Así que a disfrutar la temporada.

Foto por Steve Johnson en Unsplash

QUE ES LA FOTOGRAFIA MINIMALISTA? – UNIFOTOGRAFIA

Tiempo de introspección

Estoy en un momento en el que quisiera sentirme como si estuviera refugiado en una cueva. Por un lado, quiero aprovechar la cuarentena para hacer las cosas diferentes cuando salga ya a una vida normal, por otro lado, siento que este es el momento justo para aprender cosas nuevas, pulir algunos detalles sobre mi manera de hacer las cosas, y aventurarme a hacer algo diferente. Por ahora lo único que tengo es mi ambiente laboral, y es en donde pienso enfocarme. En realidad lo que quiero es hacerme experto en algo que no tengan contemplado, y que ayude a mejorar los procesos. No daré más detalles porque se sabe que las cosas que tienen qué ver con lo laboral deben mantenerse en secreto.

En lo más personal, se trata de mi imagen. Quiero revolucionar la manera en como me veo. Ahora ni siquiera he invertido en ropa y accesorios, fuera de un montón de playeras y un par de tenis que compré hace pocos meses para sentirme a gusto mientras trabajo en la casa de mi madre. Pero también quiero verme diferente cuando salgamos a la calle de nuevo. Y he estado inmerso en la moda para hombres, desde algunos aspectos históricos hasta los estilos que hay actualmente. Yo me decanto por lo más clásico, pues la moda rápida y las tendencias posmodernas me parecen muy poco masculinas. Y quiero invertir más en accesorios. Por ahora estoy cuidando el dinero que tengo, y espero que se vaya juntando mientras los gastos del diario están fijos y no hay vagancias a la vuelta de la esquina. Además, cuando era niño, y bajo la influencia de mi abuelo materno, la moda para hombres empezó a llamar mi atención, y quisiera volver a eso. Y tomar algo que es muy masculino, algo que en su tiempo fue muy natural, y que se ha dejado de lado o se ha cambiado por sugerencias más llenas de exageraciones: el grooming. Parecer, y llegar a ser, un hombre clásico. Eso me interesa mucho.

Bien. Este espacio de los sábados sin nada planeado es para escribir de cosas más personales. En general intento hacer introspecciones y plasmarlas, pero ahora quise hablar acerca de mi persona.

Foto por Ben Sweet en Unsplash

Trazos

Siempre he asociado el azul con seriedad. De hecho, he notado que muchas de las empresas más sólidas del mundo llevan el azul en su logotipo o en su imagen corporativa. Hay excepciones y reglas no escritas, como la de que las empresas dedicadas a la venta de alimentos preparados generalmente usan una combinación de rojo y amarillo. Pero vamos al azul.

En muchas simbologías, el azul significa serenidad, cosas del pensamiento, y también significa tristeza. Para mí, por la manera en la que mi mente se ha formado, desde lo profesional y desde los temas que han sido de mi interés, simboliza seriedad, formalidad, compromiso, e incluso solidez.

Como anécdota, hace unos 15 años, cuando me encantaba andar en foros y en Yahoo! Grupos, empecé a tratar a foristas en lo personal, y una muchacha me dijo que se le figuraba que yo tendía a usar ropa azul marino. Y sí. En aquel tiempo, tenía varias camisas azul marino, aunque luego decidí romper ese esquema, y ahora trato de tener tantas prendas rojas y negras como sea posible. En aquel tiempo me comprometía mucho con los temas de conversación, y me gustaba mucho compilar noticias y dar mis opiniones, y tenía método y formas para hacerlo. También me gustaba ir a contracorriente, aunque confieso que en aquel tiempo no tenía ni idea de como tratar con los trolls ni con los haters, que ya existían. Creo que hablaba, o mejor dicho, escribía, con mucha convicción.

Foto por Steve Johnson en Unsplash

La llave de las palabras

Una palabra puede cambiarlo todo. Lo difícil es encontrar las palabras adecuadas.

Sir Chandler

Blog de un viajero frecuente

pildoras para soñar

blog de cuentos y otras cosas

Sociología de moda

Mitos y reflexiones de la moda.

Hassentidoque.wordpress.com

Has sentido que...

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

Biology Desk

El objetivo de este sitio web es proporcionar información sobre la biología y sus métodos de estudio

Hito Norte

Mantenlo simple. Soluciones para mejorar tu negocio y simplificar tu vida

AMERICAN GALLERY

Greatest American Painters

Such is life

Pedazos de vida desde mi perspectiva

RelatoCorto.com

Producto de la Imaginación

Millenial Financiera

Finanzas personales para jóvenes profesionistas

siempremillennialhome.wordpress.com/

Blog de espíritu millennial, para la generación de la tecnología, los viajes, el yoga, la meditación, las experiencias, el emprendimiento, el cuidado del medio ambiente. Blog de y para M I L L E N N I A L S

LaNocheEnQueTúMueras

Escritora y lorquiana

f1metrics

Mathematical and statistical insights into Formula 1

A %d blogueros les gusta esto: