Vladimir Volegov

GOLDEN EVENING,

Volegov.com

Anuncios

Festival Danzas Del Mundo 2018

20180422danzasdelmundo

Este año me volvieron a invitar a tomar fotos en el evento anual de academias de danza Danzas Del Mundo. Originalmente lo había declinado porque por el momento no tengo equipo, pero finalmente me animé a ir con mi pequeña cámara. Naturalmente no obtuve fotos con una buena calidad, pero hubo material rescatable.

Sinceramente me parece muy loable que la Maestra Pilar Rodríguez se esfuerce en unir a varias academias de diversos tipos de baile para promocionarla como arte, promocionar las academias y crear un evento más para el quehacer cultural de la ciudad. Además, a mí me emociona tremendamente estar en ese mundillo, aunque no sea como bailarín, y me siento honrado de que sigan invitándome. De hecho, esta vez me dieron una playera, un diploma y una suma de dinero (no lo esperaba, pero eso me emocionó aún más).

Repito, no me considero fotógrafo, y hago fotografía sólo por afición. Tal vez podría dar para más, pero eso es algo que debería consultar con la almohada. De todas maneras, haber sido aventado una vez me está dando satisfacciones, y me encanta. ¡Quiero meterme en el mundo de la danza aún más!

En cuanto al evento, en esta ocasión hubo menos academias participantes y menos variedad de estilos, pero estuvo bien. Algunos grupos que se ven más maduros y un grupo nuevo dirigido por una bailarina muy entusiasta le dieron sabor al evento. Además, éste transcurrió de una manera más dinámica, por lo que cada número se pudo paladear mejor. Y lo más interesante es que hubo algunas propuestas, lo cual significa que hay ganas de expresarse, y eso le da a Danzas Del Mundo su lugar como artístico.

Este evento anual me ha servido como un parámetro para medir mi experiencia en la fotografía. Es una prueba muy dura, pero me sigue gustando asumir el reto. De hecho ahora me sentí menos intimidado que en las otras ocasiones, y me atreví más a experimentar. De todas formas, con poca luz y mucho movimiento, la máxima sigue siendo “toma todas las fotos que puedas, y descarta las que salgan movidas”.

Ahora necesito deshacerme de mi timidez y volver a contactar academias para buscar más eventos.

Ilustración: Facebook.

Falco – Rock Me Amadeus

ConComics Guadalajara Abril 2018

20180421ConComics

Volví a la ConComics como ya lo he hecho periódicamente. Como fue el 10mo aniversario, trajeron invitados muy especiales. Creo que lo más destacado fue la presencia de Mario Castañeda, Framk Maneiro y Rubén León, quienes hacen las voces de Gokú, Batman y El Guasón, respectivamente. Además hubo estrellas yaoi como Baozi y Haa, una dibujante llamada Diana Díaz, un Yutúber llamado El Bananero, y algunos otros.

Indudablemente, Mario Castañeda era por mucho el más esperado, pero quienes doblan las voces de Batman y El Guasón también tenían una buena cantidad de fans.

El caso es que cuando pasas el tiempo haciendo filas, el evento ya no resulta divertido. O será que yo no tenía interés alguno en ver a alguna estrella en particular, pero bueno, así se dan las cosas algunas veces.

Dentro de todo, creo que lo mejor fue que esta vez fotografié a más cosplayers que en otras ocasiones, y aunque la pequeña cámara que tengo actualmente no da para mucho, le saqué lo suficiente para hacer unas buenas tomas. Me hice de una buena colección, y la prósima vez me dedicaré a buscarlos incansablemente, porque realmente hay unos disfraces muy buenos, y unas secciones con un ambiente muy padre. Una tendencia de moda muy fuerte que vi, fue la de las camisas rojas con cuadros negros.

En cuanto a la mercancía, yo iba buscando algo de Death Note, pero no encontré nada a mi gusto. Ultimadamente yo no soy una persona que se haga de “stuff”, pero algo así no estaría de más para vivir una convención con más estilo. Seguiré buscando, aunque sea por fuera.

Me gusta asistir a las convenciones y vivir la subcultura y cómo los fans se involucran de tal manera. Es un fenómeno sociológico muy interesante, y un microcosmos en sí.

Ilustración: Facebook.

Pensando en crear mundos…

https://www.publicdomainpictures.net/en/view-image.php?image=48057&picture=guitar#.Ws7pF7GJlYo.pinterest

Alguna vez pensé en ser músico. Haber crecido junto con un hermano que es sólo once meses menor que yo trajo, entre otras cosas, el hecho de que a menudo las cosas que hacía uno influenciaban al otro. Así como yo intenté ser músico, él intentó ser corredor. Fue una etapa breve, pero yo pienso que normal dentro de las etapas de mi vida.

El caso es que, en lo que a música se refiere, yo tenía dos habilidades: Sabía tocar por nota, y me sabía algunas escalas en la guitarra. Esa es otra: Alguna vez tomamos clases de flauta dulce, y aunque yo nunca fui un buen ejecutor, sí me aprendía las partituras, y dominé las escalas con una facilidad relativa.

La cosa es que naturalmente, cuando intenté ser músico, pensaba en ser rockero. O sea, aquello a lo que aspiran gran parte de los jóvenes que están aprendiendo música. Y adicionalmente nunca logré armar una melodía. Me salían más bien como baladas, y en realidad medio me salían. Pero es que la cosa es que yo pensaba más en los arreglos que en el género. Sí lograba encontrar la manera de expresar cosas, principalmente preocupaciones existenciales e insatisfacción, pero nunca encontré un sonido rockero.

Ahora pienso que tal vez eso se dio porque realmente yo no sabía casi nada de música, y porque las más grandes influencias en ese momento tiraban más al pop-rock. O sea, un sonido rockero, pero sin la imagen rockera fuerte. Además, la tendencia en el rock local era el trash, el otro extremo; o se tendía al pop estilo Miguel Mateos o las bandas famosonas del centro del país, o se tendía al trash, que era lo más llamativo para los jóvenes que querían tener una imagen 100% rockera. No sobra decir que esa imagen 100% rockera tenía sus particularidades.

Y aunque yo nunca salí a escena, me di cuenta después de que quienes querían ser rockeros, ni siquiera lo lograban. Pensaban que bastaba tener una batería y una guitarra eléctrica, y no era así. Entre la gente con la que yo convivía, ni se tenía la imagen rockera más allá del pelo largo, ni se tenían las expresiones contraculturales. Todo era desamor, fantasía, viajes, “viajes”, y en tonos muy coloquiales. Ni siquiera había ese toque artístico.

Pero eso ya es otro cantar. Volvamos a que yo nunca logré plasmar mis broncas existenciales de adolescente de quince años, ni mi insatisfacción ante lo que me rodeaba, en una melodía que sonara a rock.

Pero bueno. El rock and roll me llamó la atención desde niño por su ritmo rápido y pegajoso, y por el sonido metálico de la guitarra, y nunca ha dejado de gustarme. Espero que de ahora en adelante mi escritura, o ya de perdido mi fotografía, expresen esas ansias de protestar y de echar fuera lo que me pasa por la cabeza. Sé que aunque no sea músico, ni compositor, el espíritu rockero aún vive, y la vena artística aún está latente.

Foto: PublicDomainPictures.net con licencia de Creative Commons.

Caminando entre artistas…

https://pixabay.com/es/bailarina-mujer-826092/

No sé si ya conté esta historia, pero por si alguien no me leyó, voy adelante con ella.

Durante la Feria de San Marcos, el evento masivo más importante de la ciudad de Aguascalientes, tiene lugar un evento cultural que se llama “Ferial”, el cual generalmente pretende contar historias de Aguascalientes a través de expresiones artísticas. Es un evento patrocinado por el Gobierno del estado, y se considera uno de los eventos permanentes de mayor importancia.

Bueno, relativamente importante, pues lo que mueve el dinero se ha vuelto prioritario y ahora todo se reduce a espacios de venta.

Bueno, volviendo al tema, resulta que en 1988 mi padre ganó el concurso para presentar el Ferial. Y como es muy amante de tener a su familia reunida, nos llevó a mi hermano y a mí para ayudarle como tramoyistas.

Con este preámbulo, quiero entrar en materia diciendo que lo que más me emocionó de haber participado en aquel Ferial fue haber convivido con bailarines. No sólo por la líbido despertada por la sensualidad de las bailarinas, sino por la forma en la que enfrentan este tipo de eventos. Había numerosos bailarines de danza folclórica, danza contemporánea, ballet clásico y ¿teatro? Digo, porque había cuatro personajes que hacían números alternando entre sketches y bailes.

Cuando tenía qué ir a los camerinos, me gustaba ver a los bailarines platicando, cambiándose, intercambiando impresiones, y eso me llamaba mucho la atención. Al mismo tiempo, la vanidad de las bailarinas me emocionaba sobremanera. La emoción y los nervios que sentían antes de entrar al escenario me atraparon, y yo quería ser parte de eso.

Participar en el Ferial, aunque fuera como un pequeño tramoyista, hizo que vivir las artes tan de cerca sobrepasara mis sentimientos. Porque también había músicos y coristas. Los músicos no eran tan buenos, y los solistas del coro se veían un poco rancios, pero, repito, estar en medio de una fuente de artes era lo que me tenía atrapado. Además que, siendo un mocoso de 14 años, ver de cerca una batería, una guitarra eléctrica y un equipo de sonido tan grande, me asombró muchísimo.

Hace dos años se me ocurrió comunicarme con la organizadora del festival Anual Danzas Del Mundo, un recital que se lleva a cabo cada año, y que es puesto en escena por varias academias de danza. La organizadora, una maestra de danzas polinesias, me abrió la puerta con una facilidad increíble, y me dijo que podría tomar fotos y venderlas. No era mi intención vender fotos, yo sólo quería tener permiso para tomarlas de cerca. Y cuando acordé, tenía acceso a los camerinos, y algunas bailarinas me buscaron para que les tomara fotos.

Al principio me sentía muy abrumado, y pensaba que no iba a dar el ancho. Estaba mucho muy nervioso. Además, sí tuve una discusión con la organizadora con respecto a la venta de las fotos.

En eso empecé a tomar fotos y más fotos, con permiso y sin permiso y, moviéndome entre los camerinos, la bambalina y el escenario, empecé a experimentar la misma emoción que había experimentado en 1988. ¡Igualito! Por supuesto, era una emoción sumamente placentera.

Tomé muchísimas fotos, aún cuando descubrí que capturar objetivos en movimiento y con poca luz es demasiado difícil. A final de cuentas hice lo que pude, y me salieron unas cuantas tomas decentes.

Vendí poquitas fotos, y me hice de unas cuantas amigas bailarinas, algunas de ellas muy buenas amigas, y muy dispuestas a trabajar en esto de la fotografía.

De las bellas artes, la danza es mi favorita. Creo que no fui bailarín por asuntos relacionados con mi personalidad, pero definitivamente disfruto mucho meterme en ese mundillo e interactuar con los participantes.

Veamos cómo me va este año, grabando video y con una cámara muy pequeña. Estoy corto de recursos, pero no dije que no.

Foto: Pixabay con licencia de Creative Commons.

Convertirse en otros

20180414cosplay2

Creo que a muchísimas personas les pasa que hay cosas que les gustan tanto que hacen cosas que van mucho más allá de simplemente admirarlas. Se involucran con ellas de todas las formas posibles hasta vivirlo en carne propia, sin conformidades; presenciarlo ya no es suficiente y comienzan a buscar cosas más tangibles.

Pasa en muchos ámbitos, con todas las cosas posibles. Las personas se involucran para vivir al máximo lo que más les encanta.

Y de lo real, de lo que ven y los atrapa, se deriva todo lo demás a partir de la mercadotecnia, de esos juegos psicológicos que sabe hacer y que hacen que los sentimientos y las emociones se desborden. Desde simples objetos conmemorativos hasta juegos de rol, las cosas que pueden gustarle a la gente llegan a formar algo gigantesco.

Después llega un punto en el que ya no sólo se trata de vivirlo, sino de expresarlo. Los seres humanos siempre quieren mostrar lo que les gusta, darse a conocer por eso, y entonces llegan al punto de no sólo vivirlo, sino de crear un entorno que se vea.

Y una persona que lo vive no es la única. Conocer a alguien que comparte la misma pasión siempre es gratificante, porque hay con quién hablar y desfogarse. Y pueden ser dos, y más, y más, y más.

Entonces se llega al punto de que se forma una tribu urbana. Una tribu conformada por personas que viven y comparten lo que les encanta, y lo viven al máximo.

En el mudo de las animaciones japonesas, llamadas ánime y manga, las personas llegan al punto de disfrazarse. Crean disfraces que pueden ser carísimos; gastan pequeñas fortunas en aras de sentirse los mejores adoptando la personalidad de quien sea su personaje favorito, y asisten a reuniones organizadas ex profeso: las convenciones.

Las convenciones de aficionados a los cómics, ánime y manga, y cualquier otra cosa popular de las cultura orientales, pueden ser gigantescas. La afición por este tipo de cosas es tal que el grupo de sus amantes ya no sólo es de una tribu urbana, sino de una subcultura. No estoy exagerando, pues el movimiento es demasiado grande, y es global.

En mi experiencia, las convenciones pueden resultar paradisíacas. Por alguna razón, hacen que las ganas de volver a ser niño afloren, y que uno se entusiasme con lo que hay a la venta, con las presentaciones de diversos exponentes, y con la música. Hay para todos: desde los otaku hasta los gamers, pasando por geeks, k-poperos, amantes de los cómics, etcétera. Y es un microcosmos social, pues se ve a gente de todo tipo.

Y el tiempo pareciera no alcanzar para todo lo que se quiera ver. Aunque los grandes protagonistas son los comerciantes, hay muchísimas cosas que se pueden hacer, incluso fotografía, pues la calidad de algunos disfraces entusiasma.

Y dicho entusiasmo es contagioso, por lo que no es posible con ser testigo, sino partícipe de alguna forma.

En fin, que entre productos, colores y personalidades implantadas, las convenciones son divertidas.

Ilustración: Pixabay con licencia de Creative Commons.

Lista para florecer

Sor Juana como elemento decorativo

Arquitectura escondida

ceibaterapias.wordpress.com/

Salud, Reflexiones, Reiki, Alimentación, Acupuntura, Vida sana, Biomagnetismo...

Margarita Luque

Informática, enamorada de la tecnologia

Fashion and Macarons

Fashion Blog, Trends, Lifestyle and more

Las bailarinas mágicas

El blog de "Las bailarinas de Eloísa". Moda, calzado femenino y bailarinas con estilo

ladetreinta

Algunas verdades, mitos y tragicomedias de la década de los treinta

cafeanimelair2.wordpress.com/

Porque sólo reseñarlo no era suficiente

boleroenlamadrugada

Aprendí que el amor crece y renace tras las ortigas del campo. Que la vida es un vendaval que se enreda en mi falda. Que el dolor te hace fuerte y la dulzura te roba un beso.

Catarsis Neuronal

-Confesiones a Marshall-

Letras & Poesía

Literatura Independiente

marguimargui

Aqui y ahora

El Llamado

Reflexiones de una escritora en construcción.

Relatos de una Inadaptada

Un lugar en el que existir

escriboloquesientoypienso.wordpress.com/

Desde mi corazón... esta soy yo

FOTOGRAFIA ROCIOPH

"Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo eje"

Mínimo dijo Máximo

Noticias, información, comentarios, opinión, sátira y humor. -México-

Erotiqa

Donde las fantasías se transmiten

AMB VEU DE DONA | Perquè les dones som protagonistes

L'espai per parlar de gènere amb Sara Torremocha i Iris Vieiros

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Der Staatsballett Berlin-Blog

Ich bin das Staatsballett Berlin

Maya Hurtado

A mexican curious: Fotógrafa, Marketer, Blogger de Moda y Life Style.

A %d blogueros les gusta esto: